SOBRE MÍ

Soy Verónica Garay y quiero contarles sobre mí y mi relación con las milanesas, que me llevó a crear RICCA. Nací a finales de los 70 en Argentina y tengo dos pasiones: hacer yoga y milanesas. Y aunque no lo crean, para mí ambas actividades son terapéuticas y relajantes.

Cuando todavía vivía en mi querida Buenos Aires, amaba recorrer las carnicerías del barrio buscando los mejores cortes de carne para hacer mis milanesas. Compraba kilos y kilos de carne y mi plan perfecto era buscar una noche, “la noche elegida”, para encontrarme con todos esos ingredientes que me acompañaban para hacer milanesas. La soledad de la noche, apanando milanesas, era mi gran momento, mi espacio, mi terapia, el tiempo ideal para pensar y resolver situaciones por las que podía estar transitando. Luego congelaba las pilas de milanesas y de paso me aseguraba muchas comidas para las próximas semanas.

Mis sobrinos no querían otras milanesas que las de la tía Vero, así que cuando iba de visita les llevaba algunos kilos, y sus papás felices porque tenían solucionadas varias comidas.

Con el tiempo, mi marido, argentino también, y mis 3 hijos, dos de ellos nacidos aquí en Chile, se han convertido en mis principales degustadores. Los chicos, al igual que yo, se apasionan con las texturas y los aromas que se manifiestan a la hora de hacer milanesas, y es así que participan y me acompañan cuando las milanesas se hacen para nuestra mesa familiar.

Cuando llegué a Chile repartía mi tiempo entre los niños, las clases de yoga que daba a domicilio y la producción de milanesas para gente cercana que me hacía pedidos, y los entregaba junto a mis hijos cuando salían del jardín. Un día conocí a una argentina quien tuvo la amabilidad de sumarme a un grupo de WhatsApp de compatriotas en Chicureo, y me contó que hasta entonces no sabía de nadie más que hiciera milanesas al estilo argentino. Le regalé una bolsa para que las probara y subió una foto a ese chat disfrutando mis milanesas junto a sus hijos y contando que estaba fascinada con haber encontrado a quien comprarle ricas milanesas ya hechas. Luego de esto los pedidos comenzaran a sumarse más y más y más y más. Así, gracias a su impulso, y a mi amor y pasión por hacer milanesas, nació RICCA.


Ricca es hoy una empresa de milanesas argentinas producidas con ingredientes naturales, donde se cuida todo, absoluto todo: la calidad de las materias primas, la selección de sus ingredientes todos frescos, los procesos de producción, la higiene, la conservación, la forma de envasado, la recepción de pedidos, la difusión y la forma de entrega. Es además una empresa 100% de MUJERES Y MADRES que trabajamos en un ambiente agradable, cuidado y feliz. Y esta es la impronta de Ricca: productos elaborados con manos de mujeres que cuidan los alimentos que llevan a la mesa, porque en esa mesa están las personas más importantes de nuestras vidas. Mujeres de distintas nacionalidades que compartimos el mismo afán de CUIDAR, ALIMENTAR Y DAR FELICIDAD.